Capitulo VII (Segunda Parte)

22 septiembre, 2009

Al día siguiente T entro a su oficina radiante y tranquilo, dentro de su mente estaba dispuesto a sacarse la imagen de Huracán como aparecía en los periódicos pues sabia que aun que pasaría muchas noches en vela gracias a ello, era mejor comenzar a recordar solo lo bueno que vivió a su lado, además su esquizofrenia por creer que el cuerpo policial llegaría en cualquier momento ya había pasado, y por ahora solo le causaba risa pensar en esa actitud de los días anteriores, actitud que solo le había hecho levantar sospechas en su amigo el medico, lo cual no era para nada bueno, pues dentro de todo el era su único aliado, el único en el que después de todo y de todos podía confiar ciegamente, no por nada su amistad había soportado tantas pruebas, tantas discusiones absurdas y malos entendidos, por eso estaba convencido que debía levantar el teléfono, marcar su numero y por fin terminar ese juego tonto de incriminaciones en el pequeño bar que hacia meses no pisaban.

 

Hola maldito matasanos – dijo después de haber marcado- Espero y el mal curar a tus pacientes te de un poco de tiempo para vernos mas tarde, creo que tenemos bastante que contarnos  ¿O me equivoco?

Mjmm, pues no no te equivocas – dijo el medico en tono nervioso – Solo que sucede que hoy tengo una paciente demasiado delicada y requiere mi atención por toda la tarde. Quizás mañana podremos vernos, espera mi llamado para acordar la hora, hasta luego.

El medico colgó el teléfono sin darle tiempo de decir nada a T, quien noto desde el principio y en tan pocas palabras un nerviosismo extraño que para su impaciencia, no podría despejar hasta el día siguiente.

Menudo Loco, atendiendo personas y el que ocupa un loquero es el -dijo T entre risas- esperare a mañana para cuestionar sus extraños métodos para despedirse.

Después de eso T se sentó toda la tarde a trabajar en los pendientes y ya entrada la noche partió hacia su casa, encontrándose de nuevo con que cenaría solo con la servidumbre, pues su esposa según le habían dicho, había salido casi detrás de  el, y desde ese entonces no había vuelto ni siquiera para recoger a los niños, los cuales dormían apaciblemente ya desde hacia largo rato así que después de cenar, T subió a su alcoba los beso tiernamente y deseo con todas sus fuerzas el poder ser niño de nuevo para que su única preocupación en la vida fuera el correr mas rápido o saber montar bicicleta sin las manos.

 

Ojala todo fuera tan fácil-pensó- y se fue a dormir sin pensar en esperar a su esposa.

 

 
 
 
 
 
 

3 comentarios to “Capitulo VII (Segunda Parte)”

  1. Fabiola said

    ¿Cómo? Ya me hice bolas estimado Cesar, ¿que T no había perdido a su esposa o ya se me olvidó que la recuperó? Chispas, necesito darme tiempo para leer todo lo que has escrito y no perderme :DMe gustó la escena de los niños durmiendo. ¡Ojalá así fuera la vida, como la de los niños! Pero… en cierta forma que bueno que cambia, uno nunca está satisfecho, si eres niño quieres crecer y cuando creces quieres ser niño. Quizás baste vivir la época individualmente.Muchos saludos paisano michoacano.fabs

  2. cesar said

    jejejeje a que mi doctora, el que perdio a su mujer y estaba en proceso de querer recuperarla era el comandante torres. T se encuentra en crisis con su esposa debido a que ella se niega a compartir el lecho, comer juntos y convivir mas alla de los eventos sociales.Por eso el tomo con mas fuerza la decision de tener una relacion con huracan. De hecho en uno de los capitulos creo que en el tercero, hay una discucion con el medico donde T explica enojado su relacion perfecta con su esposa.Jejeje no se apure que aun que yo ya tengo escritas las ideas por donde a de ir la historia, en ocasiones tengo que volver a leer lo que escribi para tomar el hilo y poder desarrolar el siguiente capitulo.¿¿A que enredo no??Muaaaaaaa(Inserte tonomalevolo aqui) era lo que queria lograr.MuaaaaaaaLalo

  3. Fabiola said

    Jajaja, ok ok, ya recuerdo. Adjudiqué T a Torres, por eso la confusión.😀 Gracias por la aclaración… seguiremos leyendo, y que ese pobre hombre la recupere. :PSaludos Paisano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: