A mi mujer

11 mayo, 2009

Intento decirte todo con un poema,
pero despues de pensarlo creo que es imposible,
me he cansado de decirte cosas con sentido que no entiendes,
 y seguramente te has cansado de leerme entre regañadientes;
Quizas ahora solo nos queden los besos adolecentes,
las flores sin compromiso,
o las tardes de sexo por gusto compartido;
 
Quizas nos queda esperar sentados a que la vejez nos llegue,
o a que tus veintitanos  años jovenes,  comprendas que me quiero mucho cuando estoy contigo.
 
(Si esto empieza a tomar tintes de poema no lo leas, tiralo, ya no sirve)
 
Por que tu desde hoy sabras que cuando diga bailemos,
estare diciendote quedito que te amo;
o que cuando sea tarde y estando en casa de tus padres yo apresure tus pasos,
 internamente gritare  que quiero hacerte el amor con la desesperacion que siente el drogadicto.
 
Vamos siendo dos extraños,
dos amigos, o dos contrarios que por fin se contentaron,
vamos riendo si te cuento chistes,
o llorando si te muerdo un labio.
 
¿Que te parece si hoy yo no soy poeta y tu no eres musa?
 

Rivero

 
 

2 comentarios to “A mi mujer”

  1. Fabiola said

    Esa es una excelente pregunta. Aunque creo que el poeta siempre quiere ser poeta y la musa, musa. Está dificultuoso el asunto, mas no sin remedio. Suerte con su musa, poeta.Fabs

  2. Fabiola said

    Me faltó decir que, a mi parecer, usted tiene una musa con licencia:http://fabs1977.spaces.live.com/blog/cns!897006DBFB9B023A!1458.entry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: