A La Muerte

23 abril, 2008

 

No ahora, no en este momento,

pues a pesar de seguir medio vivo, ¿O será medio muerto?

Aun amo a un Dios que no conozco,

y estremezco con los besos de mi mujer,

aun me rió, y de vez en cuando maldigo,

y a usted señora desde hace días le tengo profundo respeto.

 

Le pido hoy no este molestando,

no me apriete el corazón, ni me quite el aire,

ya que al fin lo veo todo terriblemente bello,

y su visita llena de tragedia mi casa vieja.

 

Yo se que la llame de mil maneras,

y jugué con su nombre como usted lo hace con la vida,

pero mejor que nadie sabe que no es mi tiempo,

y supongo con fe, que aun no me quiere consigo.

 

Así que no sea pinche, ni ahora, ni hoy, ni en el dos mil y tantos,

Que yo prometo no volver a asustar a los niños con su presencia,

Blanca señora, efecto inevitable, espere solo unos treinta años mas.

Al fin que ya me dejo malgastar veintitantos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: